Sexos

Interacciones con los lectores

Hombre hablando solo sexo notandote

El otro o la otra sólo quiere sexo y nada de compromisos. Aunque esta decisión puede ser difícil de tomar. Y al llegar al orgasmo, aumenta tu nivel de oxitocina.

Barra lateral primaria

Acaso, si eres mujer, antes de cualquier acto sexual tengas que seducir a ese hombre que tanto te gusta. Es importante prolongar el sexo lo suficiente para que los dos queden satisfechos. Un ejercicio consiste en tumbarse sobre la cama desnudo y colocar los dedos índice y corazón en el punto que se encuentra entre el ano y la parte zaga de los testículos. Debemos repetir levante ejercicio a diario durante unos cinco minutos. Por otro lado, pueden ayudarnos a relajar nuestra excitación inicial y a quitar hierro al asunto si en el coito duramos poco, pues estaremos alargando la relación sexual. Todavía es muy importante que durante las relaciones sexuales aprendamos a respirar de forma correcta.

¿Cuándo es un problema el consumo de pornografía?

Pues normal. Pero eso también lo pensamos muchísimas mujeres que pasamos la quincuagena y tenemos a nuestro lado a un marido barrigón y medio pelado. Pues seguramente, no.

Menú de navegación

Su sinónimo actual, hipersexualidad, genera confusión entre las personas especialmente deseantes y activas sexualmente. Esta enfermedad, señalada como un vicio, aunque habitualmente normalizado y potenciado en el género masculino, se banaliza o critica al mismo tiempo que se contribuye a su adicción en muchas ocasiones. Insatisfacción permanente En una formación de empresa, varios sexólogos estuvimos hablando sobre el modelo kano, de los años 80, sobre desarrollo de productos y satisfacción del cliente. Ya resulte sorprendente, este modelo me conectó con la adicción al sexo. Y esto mismo sucede con las adicciones, incluidas las sexuales. Que aunque se consiga el objeto de deseo, adeudar un buen funcionamiento y rendimiento, alcanzar orgasmos o disfrutar sexualmente, la andoba no queda satisfecha. Que elija la sexualidad es comprensible, pues su bodoque positivo de placer inmediato es evidente aunque, a los pocos minutos, la persona adicta vuelva a sentirse vacía. Un alto deseo sexual nunca déficit entenderse como adicción al sexo. Se manifiestan recurrentes fantasías sexuales a guisa de pensamientos obsesivos y un irrefrenable deseo sexual que las conductas impulsivas intentan, sin éxito, saciar.

Leave a Reply